Los lunares de la racha bajista de la inflación en Colombia

Estás en:

Si bien el costo de vida cumplió 12 meses a la baja en el reporte de marzo, los analistas dicen que está ligeramente por encima de lo esperado.

La semana pasada terminó con la entrega de uno de los datos más esperados del cierre del primer trimestre: la inflación, que mantuvo la tendencia a la baja y cumplió un año de caídas constantes, que por ahora dejan en el olvido aquel 13,34% de marzo del 2023, cuando la economía y el bolsillo de la gente estaba contra las cuerdas por este indicador.

En la información dada a conocer por el Dane, se indicó que la inflación en el tercer mes del año tuvo una variación mensual del 0,7% con lo cual quedó 7,36% para su dato anual, mientras que el año corrido se ubicó en 2,73%.

La autoridad estadística agregó que durante el último año, las divisiones de transporte (11,72%), educación (11,60%), bebidas alcohólicas y tabaco (10,81%), restaurantes y hoteles (10,62%), alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles (9,58%) y salud (7,91%) se ubicaron por encima del promedio nacional (7,36%); siendo algunas de estas las que más presión están generando en el costo de vida. No obstante, para el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, no hay que dejar de celebrar que el país quedó “38 puntos (básicos) por debajo de lo que tuvimos en el mes de febrero, que fue 7,74%”. 

“Tenemos que el descenso de la inflación en los doce meses equivale a 598 puntos respecto al mayor nivel de inflación que tuvimos en marzo del año pasado. Se consolida una tendencia de reducción de la inflación que nos deja hoy, y esa es una noticia importante para el Banco de la República, una tasa real de intervención de 489 puntos”, dijo el funcionario.

Bonilla aprovechó para recordar que con esto queda abierta la puerta para que el Emisor flexibilice más rápido su política económica y le dé un respiro a la economía, que sigue reclamando por un empujón que le ayude a hacer frente a la desaceleración que reina desde hace ya un buen tiempo.

Piedad Urdinola, directora del Dane, explicó que al revisar el impacto de la Semana Santa, este fue especialmente por la compra de tiquetes aéreos y pasajes de transporte intermunicipal. Los segundos aumentaron un 1,69% que se trasladó al costo de vida, mientras que los tiquetes aéreos mostraron una reducción del 2,19%, que generó alivio al bolsillo de los colombianos.

Estos datos, en los cuales queda clara la presión y resistencia que se siguen generando factores como el arriendo y el precio de los combustibles, refuerzan la teoría de algunos analistas, quienes advierten que todavía no es momento de bajar la guardia y que si bien ya no hay motivos de alerta, hay que seguir vigilando el costo de vida.

Laura Katherine Peña, economista del BBVA Research, destacó que el resultado estuvo levemente por encima de las expectativas de los analistas del mercado, que de acuerdo a la encuesta del Banco de la República, esperaban una variación mensual del 0,64%.

“La inflación de alimentos continuó reduciéndose en términos anuales, alcanzando una variación del 1,7%, 20 puntos básicos por debajo del dato anterior. Este resultado estuvo favorecido por reducciones en la variación anual de procesados y carnes y contrarrestó el efecto alcista que se observó en la inflación anual de perecederos, que registró un incremento en términos anuales. Se espera que las moderaciones en inflación de alimentos hayan llegado a su fin en este mes, tendiendo a estabilizarse hacia el 3%”, explicó.

Esta experta agregó que en los datos del Dane se ve que se mantienen presentes factores de indexación, que se espera se mantengan fuertes, como por ejemplo, desde la subclase de arriendos, mientras se mantienen presiones de subclases como transporte urbano. Dando un vistazo a las regiones, los costos de vida más altos, aunque finalmente por debajo del 10%, están en Valledupar (9,49%), Riohacha (8,94%), Montería (8,62%), Sincelejo (8,58%) y Barranquilla (8,06%).

Entre tanto, en la otra cara de la moneda aparecen Villavicencio (5,17%), Popayán (5,60%), Ibagué (6,13%), Neiva (6,32%) y Pasto (6,36%). Para el caso de Bogotá, la variación anual del IPC fue de 7,38%; cerca del promedio nacional.

La presidenta de la Cámara Colombo Americana, AmCham Colombia, María Claudia Lacouture, en relación con el dato de inflación para el mes de marzo de 2024 divulgado por el Dane, indicó que ya todo está dado para bajar más rápido las tasas de interés.

“La reducción de la inflación en marzo refuerza una perspectiva favorable sobre un mayor control de la inflación y respalda el proceso de reducción de tasas de interés por parte del Banco de la República, que atienda al desafío de crecimiento económico que atraviesa el país y facilite la reactivación del consumo para impulsar la economía y evitar un mayor deterioro del empleo”, sostuvo.

Por último, para Sergio Olarte, economista principal Scotiabank Colpatria, no hay que pasar por alto que la buena noticia continúa viniendo de los alimentos, que siguen en términos anuales por debajo del 2%, especialmente frutas y verduras y que hay varios alimentos perecederos que siguen mostrando una inflación bastante baja, como los plátanos que cayeron un 33% anual en su precio.

“Para el futuro cercano se seguirá viendo que la inflación continuará bajando de manera más gradual, llegando alrededor de 5,6% a finales del año”, dijo Olarte, quien resaltó que esperan que las tasas continúen su proceso de bajada gradual y “este mes baje medio punto porcentual otra vez, para llegar a 11,75%”, en el corte de abril.

 

Daniel Hernández Naranjo
Periodista de Portafolio 

Fuente: 
Portafolio

Circulares

Circular No.
031 – 2022

Indicadores económicos

Petróleo
US$79,16
Dólar
$3.889
Euro
$ 4.200
DTF
10,26 %
UVR
370,02