La “vaca”: el poder del civismo

Estás en:

Es esperanzador ver cómo lo comunitario y la acción colectiva se elevan y se hacen parte para solucionar un problema que es, en principio, de resorte público.

Por María Bibiana Botero Carrera* - www.proantioquia.org.co

La Semana Santa, época propicia para la reflexión, el silencio, recogimiento y la desconexión de la vida diaria, estuvo lejos de eso. Fueron unos días agitados, a causa de las reacciones que suscitó en la opinión pública la iniciativa del Gobernador de Antioquia y del expresidente Uribe, de convocar la solidaridad del pueblo antioqueño para que, entre todos, uniéramos fuerzas en torno a un propósito común: terminar las vías de nuestro Departamento.

Vale la pena preguntarnos, ¿por qué la “vaca” ha generado tantas reacciones? Esta propuesta representa en sí misma un gran símbolo de civismo y es, a la vez, un llamado de atención para el Gobierno central, ante el incumplimiento de los acuerdos previos entre la Nación y el Departamento, bien sea por cambios en el enfoque de Gobierno o por desavenencias políticas. La Vía al Mar, que incluye el Túnel del Toyo, cuenta con aval fiscal del Confis desde 2015. Este compromiso, al igual que las obligaciones contractuales con privados, deben honrarse. La seguridad jurídica es un requisito indispensable para que fluya la inversión.

Poner en la ecuación el falso dilema entre el desarrollo social y el económico, es también un error. No puede existir desarrollo social sin que exista desarrollo económico. Ambos son necesarios y sólo generando desarrollo económico podremos tener una sociedad más equitativa. Las vías son más que concreto: encarnan la posibilidad de más progreso para las regiones apartadas, de escuelas, inversión, proyectos productivos, comercio, movilidad social. Se trata, además, de la competitividad del país.

La oposición que esta propuesta regional generó en el nivel central, resulta incomprensible: este país necesita menos centralismo y más regiones fuertes y autónomas, con agencia sobre sus recaudos y capacidad de tomar sus propias decisiones en el territorio. Usar esta iniciativa para generar polarización entre ricos y pobres y entre regiones, en nada contribuye en un país sediento de unión y de cohesión social.

Que exista la “vaca” es la evidencia de una falla del Estado.

Esta convocatoria, a su vez, representa de lo que estamos hechos en nuestro país: tenacidad, esfuerzo, lucha, compromiso. A la iniciativa se han unido con sus donaciones antioqueños y colombianos que reconocen en la infraestructura física un camino para conectarse y dar solución a algunos de sus problemas regionales.

Es esperanzador ver cómo lo comunitario y la acción colectiva se elevan y se hacen parte para solucionar un problema que es, en principio, de resorte público. Alegra el corazón la solidaridad de quienes quieren aportar al progreso, todos estaremos vigilantes para que estas vías se finalicen con rigor y pulcritud.

La “vaca” es también símbolo de ingenio e innovación, de explorar otras fuentes de financiación ante un Estado con unas finanzas limitadas. Es un deber y un derecho de las regiones, buscar alternativas que permitan la mejora en la calidad de vida de sus habitantes.

Más allá de las reacciones en redes, fake news y de los intentos por desincentivar este acto de solidaridad cívica, esta “vaca” nos puso a conversar sobre lo importante. Ojalá éste sea un primer paso para tener una ciudadanía más activa, más partícipe de la solución de los grandes problemas públicos: el Estado es incapaz de hacerlo todo solo. Que nos sirva para alentar la discusión de la necesidad de contar con regiones más fuertes y balancear la conversación nacional. Que inspire a otras regiones para que encuentren soluciones a los problemas que los aquejan; que nos ayude a ver nuevos caminos y posibilidades cuando las salidas parecen lejanas. Que esta “vaca” sea un símbolo de unión y poder ciudadano.

*En aras de la transparencia con los lectores, manifiesto que he sido invitada por el Gobernador de Antioquia a hacer parte de la junta ciudadana encargada de acompañar y vigilar el buen uso de las donaciones para la finalización de las vías de Antioquia.

 

*Presidenta ejecutiva Proantioquia

Fuente: 
El Colombiano

Circulares

Circular No.
031 – 2022

Indicadores económicos

Petróleo
US$82,81
Dólar
$3.911
Euro
$4.150
DTF
10,55 %
UVR
367,79