Inflación en Colombia salió de la zona de estancamiento: en junio subió a 7,18 %

Estás en:

Según el Dane, en el sexto mes de este año la variación fue de 0,32%, mientras en el mismo mes de 2023 fue de 0,30%. 

Los precios en Colombia registraron en junio de 2024 una leve variación al alza. En la presentación del más reciente Índice de Precios al Consumidor (IPC), la directora del Dane, Piedad Urdinola, informó que en el sexto mes de este año, la variación mensual de la inflación fue del 0,32 %. Por su parte, la variación año corrido alcanzó el 4,12 % y la anual el 7,18 %, respectivamente.

Estas cifras representan un ligero incremento frente al mismo periodo del año pasado, cuando fue de 0,30% en su variación mensual.

Respecto al dato del mes inmediatamente anterior (mayo de 2024), la variación anual también tuvo un incremento al cerrar en 7,18%, frente al 7,16% reportado en mayo pasado. 

Según explicó la directora de la entidad, el comportamiento anual del IPC total en junio de 2024 se explicó principalmente por la variación anual de las divisiones Alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles y Transporte que tuvo un aporte de 2,81 puntos porcentuales. 

La división de transporte fue la segunda categoría que más peso tuvo en la variación anual del IPC con una contribución de 1,08 puntos porcentuales, seguida de restaurantes y hoteles con 1,02 p.p. y Alimentos y bebidas no alcohólicas también con un aporte de 1,02 p.p. 

En su variación mensual, la mayor contribución fue de 0,06 puntos porcentuales. 

Expectativas cierre 2024

Si bien las proyecciones apuntan a que este año cerrará con un IPC cercano o sobre el 5%, se espera que por ahora no haya grandes cambios a la baja.

No obstante, si se tiene en cuenta que hace un año Colombia vivía una de las crisis inflacionarias más graves de este siglo, en la que incluso se llegó a un nivel del 13,34%; se debe destacar que en el acumulado anual se mantiene la caída del costo de vida, aunque cada vez con una velocidad mucho menor a lo deseado por las autoridades monetarias, mientras que el Gobierno pide acciones desde el Emisor.

Pasando revista a los informes que se han publicado recientemente frente a lo que se espera con la inflación en Colombia se aprecia que se mantiene la confianza de que se llegará a los niveles esperados, aunque se pide no bajar la guardia en varios sectores que están mostrando señales de alerta, ya sea por términos geopolíticos, cambios en las divisas o fenómenos naturales.

Para el Centro de Estudios Económicos Anif, lo primero que se debe decir es que los resultados de junio marcaron un estancamiento y rompieron la tendencia decreciente que se tuvo durante 13 meses. Así mismo, sostienen que en ese informe quedaron claros los sectores que están presionando.

“La tendencia de la inflación ha sido a la baja desde 2023, observándose una reducción significativa desde los elevados niveles que se observaron en 2022, en gran medida gracias a los esfuerzos realizados por el Banco de la República a través de su política monetaria. Pese a esto, la inflación se encuentra por encima del techo del rango estipulado por el Banco de la República”, explicaron.

Respecto a los riesgos arrancaron contando que un factor relevante es el comportamiento de los servicios públicos y los arriendos, los cuales han ejercido una presión importante sobre los consumidores en los últimos meses y han afectado el proceso de convergencia de la inflación hacia el umbral del 3%.

“Recordemos que este componente aportó 0,23 puntos porcentuales a la variación mensual para el mes de mayo y ha aportado 0,27 puntos en promedio en lo que va de 2024. Este comportamiento podría estar asociado a una escasez relativa de vivienda que se ve reflejada en los incrementos de los arriendos indexados al salario mínimo, considerando que el último boom en la construcción de vivienda fue hace ocho años”, manifestaron.

Además de esto, desde Anif acotaron que el Ministerio de Hacienda anunció recientemente los ajustes que se realizarán en el precio del diésel para grandes consumidores y advirtieron que de extenderse dicha medida a todos los consumidores podría observarse un aumento en el precio del transporte, con potenciales efectos indirectos sobre otros componentes como los alimentos, que debería tenerse en cuenta.

Tasas y divisas

Otro de los factores de riesgo, que podría generar presiones inflacionarias derivadas de una mayor devaluación del peso durante el segundo semestre del año, lo que incrementaría el precio de bienes importados como los equipos de telefonía móvil y automóviles, situación a la que no se le debe quitar la vista de encima.

No obstante, Fedesarrollo tiene una perspectiva más optimista frente a lo que se vendrá con el costo de vida, ya que así como hay factores que impulsan al alza este indicador, también hay otros que están generando presiones a la baja y que actualmente están teniendo un peso importante en el comportamiento de las cifras.

“Desde Fedesarrollo esperamos que la inflación continúe disminuyendo durante el resto del año, cerrando en 5,62% en diciembre de 2024. Esta reducción estaría impulsada principalmente por ajustes en los componentes de regulados y servicios”, indicaron en sus prospectivas para lo que resta del 2024.
Con base en esto resaltaron que esta disminución en las presiones inflacionarias, juntó con un crecimiento moderado en 2024, llevaría a que el ciclo de recortes de política monetaria continúe durante el restó del año, aunque a un ritmo menor a lo anticipado, esperando que la referencia de intervención del Banrepública se sitúe en 8,5% en diciembre, si todo se mantiene como avanza hasta el momento.

Inflación proyectada

Recientemente el Fondo Monetario Internacional dio a conocer sus previsiones para la inflación en Las Américas (Sur, Centro y Norte) en las que se aprecia que, descontando a Argentina, Haití y Venezuela, que atraviesan coyunturas económicas especiales, Colombia tiene una de las proyecciones más altas del continente.

En el caso de América del Sur, el FMI espera que el costo de vida cierre en 5,3%, siendo superado únicamente por Uruguay, donde los pronósticos ubican este dato sobre el 5,5%. Ahora bien, para el caso de toda América, el único dato que está por encima del de Colombia, además del territorio Charrúa, es Jamaica, también con un 5,5% proyectado para el costo de vida al cierre del 2024.

Cabe destacar que para el 2025 esta situación cambiaría según el Fondo y el país no quedaría entre los más altos del continente, puesto que el techo esperado se baja a 3%, quedando muy cerca de la media e incluso por debajo de lo planteado por el Ministerio de Hacienda y el Banco de la República al respecto.

 

 

JAVIER ACOSTA

Fuente: 
Portafolio

Circulares

Circular No.
031 – 2022

Indicadores económicos

Petróleo
US$80,48
Dólar
$4.144,63
Euro
$4.441,59
DTF
10,16%
UVR
372,45