Estas son las tres megaconcesiones viales que Petro dejará andando en 2023

Estás en:

Los corredores Pasto-Popayán, Villeta-Guaduas y Sogamoso-Aguazul-Maní quedarán con contrato firmado en el tercer trimestre y comenzarán a ser desarrollados antes de finalizar año.

Tres megaconcesiones viales claves para reducir los tiempos de desplazamiento, y que son estratégicas para la interconcectividad y abastecimiento del territorio nacional, serán contratadas en las próximas semanas por parte del gobierno del presidente Gustavo Petro.

Los corredores, que fueron programados hace más de una década como dobles calzadas, y que están bajo la batuta de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) son: Pasto-Popayán, Villeta-Guaduas y Sogamoso-Aguazul-Maní, los cuales suman en total 522 kilómetros de longitud y cuyas inversiones superarán los $13 billones (ver gráfico).

Jonathan Bernal, presidente (e) de la Agencia, explicó que la entidad avanza a grandes pasos en los estudios y diseños de los tres megaproyectos viales. Así mismo, proyecta que los contratos queden firmados en el tercer trimestre y que el inicio de las obras comience antes de finalizar el presente año.

Para Cristina Vásquez, socia de infraestructura de Posse Herrera Ruiz, los proyectos permitirán conexiones más eficientes ya que son piezas dentro del engranaje que combinan y conectan a las regiones a través de varios sistemas de transporte multimodal, y cumplen con el principio de planeación para que presenten menos dificultades durante su ejecución.

Concesión prioritaria

Si bien las tres concesiones son prioritarias para el país, el presidente Petro pidió a los funcionarios de la ANI y del Ministerio de Transporte una especial atención y celeridad al desarrollo de la vía Pasto-Popayán.

Para el Ejecutivo, de haberse desarrollado en su momento esta doble calzada, hoy el suroccidente de Colombia no tendría restricciones para el suministro de alimentos y combustibles luego del derrumbe en el sector de Rosas en la Vía Panamericana.

“El proyecto Pasto-Popayán es una vía priorizada como un corredor estratégico que recorre gran parte del país y que va de la mano con las Troncales del Magdalena 1 y 2, pero también la vía Buga–Buenaventura (Valle del Cauca)”, subrayó Bernal.

                                                                 

                                                                                                     

La iniciativa que posee una longitud total de 268 kilómetros (km), incluye los estudios y diseños para la construcción de 161 km de segunda calzada, 67,1 km de doble calzada, y 20,8 km de calzada sencilla.

Sumado a lo anterior, en la vía Panamericana están 70 km de la variante Timbío–El Estanquillo en Cauca, en la cual se prevé la construcción de alrededor de 9 km de túneles. De acuerdo a los cálculos de los técnicos de la Agencia, la inversión para el desarrollo del corredor estaría por el orden de $9,2 billones.

Una vez culminado el proyecto, habrá un ahorro entre una y dos horas para los vehículos de carga, entre la capital de Nariño y la de Cauca. “Genera enormes ahorros en tiempos de desplazamiento para los ciudadanos”, dijo Bernal.

Clave en la Bogotá-Medellín

Otra concesión vial a desarrollar, no menos relevante que la anterior es el corredor Villeta-Guaduas, tramo clave en la Autopista Bogotá-Medellín.

La megaobra sería la primera que quedaría estructurada y lista para salir a contratación antes de mitad de año. Su inversión es de $3,5 billones, y ayudará a reducir los desplazamientos de 10 a 20 minutos, ya que además de ser una nueva doble calzada tendrá siete túneles y 23 puentes.

El corredor inicia en el intercambiador de Villeta y culmina en el intercambiador San Miguel cercano a Guaduas, con una longitud aproximada de 32 km, la cual permitirá la conexión entre la Concesión Sabana de Occidente (Bogotá – Villeta) y el Tramo 2 del corredor Ruta Del Sol Sector 1 (Guaduas – El Korán), ambas rutas en Cundinamarca y que actualmente se encuentra en operación.

Bernal precisó que la vía contempla, entre otras actividades, la construcción por cada calzada de 5,6 kms aproximados de túnel y 5,7 kms entre puentes y viaductos, tres intersecciones, un peaje en cercanías a San Miguel, área de servicio y pesaje al inicio del tramo y retornos localizados a lo largo del corredor.

La megaobra beneficiará de forma directa la comunicación de los municipios de Villeta, Útica, Quebrada Negra, Guaduas y la comunidad de La Magdalena, poblaciones vecinas del proyecto en el departamento de Cundinamarca.

Amplían otra vía al Llano

De acuerdo con lo proyectado por la ANI, la doble calzada Sogamoso-Aguazul-Maní será la última en ser estructurada y se invertirá $1 billón para intervenir los 172 km de longitud que comprende.

Así mismo, el desarrollo de la megaobra permitirá reducir los tiempos de desplazamiento entre los departamentos de Casanare, Meta y Boyacá.

“Este proyecto hace parte de la segunda ola del Programa 5G, y es prioritario ya que facilita el acceso y la conectividad desde los Llanos Orientales hacia el interior del país”, explicó María Lucía Amador, directora de Infraestructura y Financiación de Mendoza Abogados.

La analista recalcó que una vez concluidas las obras de este corredor vial, se mejorará la logística en el transporte de mercancías para fortalecer el comercio, y de paso ayudará a promover el turismo en los tres departamentos.

 

Fuente: 
El Colombiano

Circulares

Circular No.
031 – 2022

Indicadores económicos

Petróleo
US$79,16
Dólar
$3.889
Euro
$ 4.200
DTF
10,26 %
UVR
370,02